El coronavirus va a generar un importante cambio en todos los sentidos y a nivel global: hay un antes y habrá un después. Estos cambios siempre generan nuevas oportunidades, algunas las podemos observar de forma inmediata y otras muchas vendrán después.

Entre los “beneficiados” puedo apreciar dos claramente: la impresión 3D y el comercio electrónico.

Estamos siendo testigos de cómo algunas empresas han dejado de lado temporalmente sus ocupaciones y han encontrado una gran utilidad humanitaria a las impresoras 3D en ayuda de los tratamientos en los hospitales. En los buscadores de Internet podéis encontrar multitud de ejemplos de utilidades para las impresoras 3D, aunque me gustaría destacar las aplicaciones siguientes:

  • Médica: Estamos viendo cada día como se aplica, por ejemplo, para crear respiradores y pantallas de protección
  • Aeroespacial. Algunos de los estándares más duros de rendimiento de la industria existen en este ámbito, que requiere que las piezas se mantengan en condiciones adversas.
  • Transporte. La industria del transporte necesita piezas que soporten las duras pruebas y sean lo suficientemente livianas.
  • Energía. El éxito en el sector de la energía depende de la capacidad de desarrollar rápidamente componentes adaptados y de misión crítica que puedan soportar condiciones extremas. 
  • Productos de consumo. Aquí es donde veo que se extenderá su uso en particulares, vamos a poder crear la pieza que necesitamos. Para los diseñadores gráficos o equipos de marketing, será una herramienta de gran ayuda para simular como será el producto.

5 Aplicaciones de la impresión en 3D . Intelligy

También parece obvio que el comercio electrónico ha tenido un auge importante. Las empresas comerciales como El Corte Inglés, Mercadona, Carrefour, entre otras, han visto cómo algunos de sus clientes han realizado pedidos por la Web para recibir la compra en casa sin necesidad de salir a la calle ni arriesgarse al contagio del virus. Los que no tuvieren este servicio preparado habrán fracasado y sus clientes habrán probado en otras plataformas, han llegado tarde. He probado algunos de estos servicios y me he encontrado con empresas muy bien preparadas y empresas muy mal preparadas.

¿Cuántos de estos clientes seguirán comprando por Internet cuando esto acabe? no lo sé, pero seguro que más que antes del coronavirus. ¿Quién ha comprado en Mercadona? sus clientes habituales y, quizás, alguno descontento con su proveedor habitual o que sin este servicio disponible.

También he visto opiniones sobre las caídas del 50% de las ventas en Internet de empresas de moda, por ejemplo, lo que no dicen es que las ventas de las tiendas tradicionales han caído un 100%.

Esto mismo es trasladable al sector gráfico. ¿Han tenido sus clientes la posibilidad de realizar sus compras por Internet? Muchas empresas han pausado su actividad, otras cerrarán y otras muchas están inmersas en un ERTE, pero las empresas que han seguido funcionando, ¿han podido solicitar sus productos gráficos?

Leave a Reply